Television: de la información a la desinformaciónTelevision: de la información a la desinformación

Una nueva censura

El principio de base de la censura moderna consiste en inundar las informaciones esenciales con un diluvio de noticias insignificantes difundidas por una multitud de medios de comunicación social con contenidos similares. Esto permite a la nueva censura de tener todas las apariencias de la pluralidad y de la democracia.

Esta estrategia del entretenimiento y distracción se aplica en primer lugar a los noticieros televisados, principal fuente de información publica.

De la información a la desinformación…

Desde el inicio de los años 90, los noticieros televisados no contienen casi información. Se siguen llamando “Noticieros televisados” lo que debería en realidad llamarse “magazines o revistas”.

Un noticiero contiene de promedio máximo 2 a 3 minutos de información. El resto esta constituido de reportajes anecdóticos, de hechos diversos, de micro-sondeos en la calle y de reality-shows sobre la vida cotidiana.

…y una censura sin censores

Toda la sutilidad de la censura moderna reside en la ausencia de censores. Estos han sido eficazmente reemplazados por la “Ley del Mercado” y la “Ley de la Audiencia (rating)”. Por el simple juego de condiciones económicas hábilmente creadas, los canales televisivos ya no disponen de más medios financieros para realizar investigaciones verdaderamente periodísticas, sin embargo al mismo tiempo, el reality-show y los micro-sondeos de calle arrastran más audiencia a un costo mucho más reducido.

VER MAS